Su carrito de compra - MXN. 0.00

You have no items in your shopping cart.

Author Archives: Mario Vera


  • COMO ELEGIR UN MUEBLE

    Mueble es aquel objeto que sirve para facilitar los usos y actividades habituales, tanto en casas, oficinas y otro tipo de locales. Estos objetos, tan simples aparentemente, nos facilitan la vida y nuestras actividades, incluso hasta las más comunes: comer, dormir, descansar, trabajar, almacenar, adornar, etc. Ya sea con estantes, sillas, mesas, muebles de cocina, camas, cada uno de éstos tiene una función específica.

    Si hablamos más profundamente podríamos decir que son una necesidad material, o, la solución a cualquier problema asociado con la vida actual.
    VE SUS VIRTUDES
    *Le dan calor de hogar a nuestra casa.
    *Cumplen la función de llenar espacios, que a simple vista, se ven como vacíos o mal aprovechados.
    *Existen de distintas formas y tamaños, como también materiales y estilos.
    *Hay finos, elegantes, pero también funcionales y económicos.
    *Aunque en su mayoría son de madera, también se pueden encontrar en metal, vidrio y hasta los más extravagantes materiales.
    *Si son bien cuidados, pueden durar por mucho tiempo. Una prueba de ello es cómo se han conservado invaluables obras de artes de siglos pasados.
    *Los Muebles son capaces de describir nuestra personalidad y estilo.

    PREGUNTATE
    *¿Los necesitamos para aparentar nuestra situación económica o poder adquisitivo?
    *¿Los necesitamos porque somos prácticos y funcionales y queremos que sean un nexo de nuestra personalidad?
    *¿Necesitamos que nuestra Casa de la sensación de que está perfectamente equilibrada entre quienes y cómo viven ahí?
    *¿Para darme un lujo o para aprovechar al 100% mis escasos recursos?

    Aquí ofrecemos algunos tips para hacer de su elección la más acertada:

    1. Primero que nada, debe tener claro qué tipo de mueble necesita y cuál será su función, pues generalmente nos dejamos “encantar” por piezas que no son prioritarias o que no cumplen con nuestros requerimientos.

    2. Si va a comprar una pieza para un área determinada es conveniente tomar las medidas del espacio, pues no siempre lucirá igual en casa que en el área de exhibición. La proporcionalidad es un factor importante: adquiera muebles grandes para espacios grandes y muebles pequeños para espacios pequeños.

    3. Compruebe la calidad del producto: pregunte cuál es el material de que está hecho, revise los remates y el interior del mueble. Si se trata de una pieza con gavetas, cerciórese de que todas se desplacen con facilidad y cierren correctamente.

    4. Si va a comprar un mueble de diseño, un sofá de cuero o una alfombra persa asegúrese de que está recibiendo un producto genuino.

    5. Antes de tomar una decisión definitiva, recorra toda la exposición, lleve los presupuestos a casa y estudie las opciones; verifique las dimensiones y visualice la pieza en el espacio que va a ser ubicado. Para esto último, un truco que puede emplear es colocar algo en el piso delimitando el lugar que ocupará el mueble.

    6. Pregunte sobre el tiempo de entrega, ya que muchas veces las piezas no se encuentran en inventario sino que deben encargarse.

    7. La forma de pago también es un factor importante. Algunos fabricante solicitan un anticipo y el monto restante se cancela a la entrega, lo que significa cierta holgura para el presupuesto familiar.

    8. Entienda lo que cubre la garantía, y pregunte si es del fabricante o de la tienda, así como los comprobantes que deberá guardar para hacerla efectiva. Conviene sacar una fotocopia de estos soportes ya que la tinta con que se imprimen puede desvanecerse.

    10. Finalmente, no se deje tentar por los bajos precios, si no es la pieza ideal, no la compre. Los muebles duran muchos años y hay que seleccionarlos por sus características y calidad

  • YA VIENE EL BUEN FIN

    .
    .
    .
    .Quienes adquieran productos en el Buen Fin podrán ganar no sólo descuentos y promociones, sino también dinero.
    .
    .
    .

    Las compras superiores a 250 pesos con tarjetas de débito y crédito, entrarán a un sorteo para ganar el reembolso de su operación y hasta 10 mil pesos. El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, destacó en conferencia de prensa que habrá 74 mil 500 premios que se repartirán en un bolsa de 250 millones de pesos, provenientes de fondos públicos.
    .
    .
    .

    La iniciativa busca dar un aliciente adicional a los consumidores para que participen comprando del 15 al 18 de noviembre. El sorteo se realizará en evento público el 2 de diciembre, donde, a través de un mecanismo autorizado de selección aleatoria, se elegirán las compras ganadoras.
    .
    .
    .

    El público podrá verificar las transacciones que resultaron premiadas a través del portal del Servicio de Administración Tributaria (SAT) o en medios impresos de circulación nacional. Los reembolsos se realizarán a través de los bancos emisores de las tarjetas de entre el 9 y 10 de diciembre de este año.
    .
    .
    .


    REGISTRA TU CORREO PARA ENTERARTE DE NUESTRAS OFERTAS

  • HUMEDAD EN CASA

    HUMEDAD EN CASA- Prevenirla

    No es ninguna novedad que el exceso de humedad (cantidad de vapor de agua presente en el aire) es uno de los mayores enemigos a vencer para mantener nuestro hogar en perfectas condiciones, tanto estructural como estéticamente.
    La humedad afecta de manera diferente dependiendo de la estancia del hogar: muebles en los salones, sofás… se filtra también en juntas de ventanas, puertas y hasta cajones; incluso puede provocar la aparición de moho y manchas en las paredes y techos de nuestra vivienda, y en consecuencia afecta a la salud de las personas que habiten en ese hogar. El grado óptimo de humedad debe oscilar entre el 40% y el 60%, cualquier nivel inferior o superior resulta perjudicial para la salud. Por debajo el aire es demasiado seco y por encima nos encontramos con una tasa de humedad excesiva.

    Las causas principales que favorecen la aparición de humedad son:
    • Los nuevos aislamientos que cierran herméticamente puertas y ventanas (Provocan que las estancias no respiren y la humedad permanece y es absorbida por los materiales permeables de nuestro hogar, tales como sofás, cortinas…). Necesaria ventilación.
    • La calefacción: Ésta contribuye a su condensación en cristales, paredes u otras superficies (causando la consiguientes manchas y moho).
    • Del agua que se evapora diariamente en una casa, de 5 a 10 l /día por actividades como: Cocinar, bañarse o ducharse, Lavado, secado y planchado de ropa en habitaciones cerradas, etc.


    ¿Qué hacer para prevenirla?

    Mantener una temperatura adecuada
    Una buena ventilación (filtrado y renovación del aire)
    Una higiene correcta en lugares de difícil acceso
    Y, obviamente además, aquellos que por vuestra localización geográfica o cercanía al mar tenéis o sufrís de exceso de humedad deberíais hacer un uso continuado de productos antihumedad que nos ayude a controlar la misma:
    Uno de los elementos 100% comprobados que puedes utilizar en la batalla contra la humedad es el sílice: esos cristalitos de color blanquecino que muchas veces adquirimos en la compra de calzado, bolsos, o carteras que están dentro de las cajas en pequeños sobrecitos con un granulado. Puedes aprovechar esos pequeños sobres o bien adquirirlo en droguerías, ferreterías, tiendas de productos químicos, algunas casas de construcción, y hasta en farmacias. Si lo compras a granel puedes diseñar tus propios sobrecitos con tela de gasa o cualquier papel que permita transpirar como el papel higiénico o los “tissues” ; incluso colocándolo en vasitos de yogur con perforaciones en la tapa (para facilitar la ventilación).
    También sirve granos de arroz, tiza o talco común, y colocarlos dentro de armarios y roperos, aunque los cristales de sílice son mucho más efectivos. Y si alguno de tus muebles ha acumulado mal olor, un saquito de serrín absorberá esas pequeñas molestias.
    HUMEDAD EN CASA- Combatirla

    soluciones si por desgracia fuese tarde y ya se nos hubiese echado encima.
    Los muebles de madera siempre llegan a deteriorarse al pasar los años; sin embargo, si una de las causas es debido a la humedad tenemos unos truquitos y algunas ideas para repararlos y que te acompañen por un tiempo más, casi como si fuesen realmente nuevos
    ¿Qué hacer para combatir la humedad?
    El usuario debe tener en cuenta algunos puntos para la reparación de los mismos, de modo que no tenga que deshacerse de ellos ni gastarse el dinero innecesariamente.
    Hablaremos de los tres tipos de humedades más típicas a combatir:

    Humedad en PUERTAS
    Humedad en CAJONES
    Humedad en PAREDES/TECHOS.

    • Humedad en Puertas
    Cuando una puerta roza, ya sea por la parte inferior como por la superior, y por lo tanto cueste abrirla, o en el caso del roce lateral llegue incluso al punto de no cerrar, nos encontramos ante una diversidad de posibles causas (pintura, bisagras dañadas, etc.) una de los más comunes (nuevamente) es la de la humedad.
    Si cuando identificamos el origen del problema y el roce es debido a la humedad (atención porque puede tratarse también de acumulación de suciedad), tenemos dos posibilidades:
    Roce inferior: Introducir una hoja de papel de lija por debajo de la puerta y dar unas pasadas, las justas, hasta eliminar el problema y no roce. Si el roce no desaparece deberemos desmontar la puerta y cepillar el borde inferior.
    Roce superior: En este caso la solución es más simple porque podemos cepillarla o lijarla sin necesidad de desmontarla.
    Roce lateral: Se ha podido hinchar debido, como ya hemos comentado anteriormente, por la humedad; pero también puede tratarse de un atascamiento debido a las sucesivas capas de pintura aplicadas. La solución pasa por lijar el canto de la puerta y el marco para eliminar la pintura sobrante. Antes de volver a pintar deberemos dejar el espacio suficiente para que no nos vuelva a suceder lo mismo una vez seca la nueva capa de pintura.

    • Humedad en Cajones
    Para remediar algo tan habitual como es un cajón atascado, lo que debemos hacer es aplicar jabón de baño sobre los carriles o cera de vela para conseguir que vuelva a deslizar.
    Si el inconveniente es que el cajón ya no corre debidamente, debemos verificar si las guías o los rieles están rotos, y si lo están se puede arreglar quitándolas y cambiándolas por unas nuevas varillas que tengan las mismas medidas que las guías.
    En el caso de que la humedad haya hinchado la madera, lo que debemos es dejar secar bien el cajón en un lugar seco (período mínimo de dos semanas) y lijar los rieles y las guías y cubrirlos, como ya adelantábamos al principio, con cera de vela.


    • Humedad en Paredes y Techos
    Días especialmente lluviosos favorecen un ambiente húmedo que puede provocar la aparición de moho y manchas de humedad en paredes y techos de tu vivienda.
    Lo primero es localizar y reparar el origen de las filtraciones que han provocado las manchas. El aspecto que muestren las mismas puede ayudarnos a descubrir su origen (grietas en la fachadas, tejas en mal estado, tuberías rotas, juntas defectuosas…). Una vez reparada la avería llega el momento de limpiar las manchas y desperfectos que hayan ocasionado las mismas.
    Lo más eficaz es emplear una solución de lejía doméstica y agua junto a un cepillo suave o un paño, que enjuagaremos frecuentemente (por salud recomendamos emplear mascarilla protectora si hay mucho moho). Seguidamente secaremos el área afectada empleando un sistema de calefacción doméstico, o mejor aún, si poseemos uno, un deshumidificador.
    Finalmente, y para prevenir la re-aparición de humedades y manchas en un futuro conviene hacer uso de masilla (la cual deberemos lijar una vez seca para nivelar la pared y quede recta), o si no queremos complicaciones, pintura de látex o anti hongos para formar una capa protectora y listo.

    Un consejillo extra que podría venirte bien y serviría para aprovechar el incidente como excusa para renovar la decoración de la pared/techo de esa habitación, si no quieres repintarla, es emplear papeles pintados, foto murales o paneles decorativos.
    Si alguno ya hace uso de ellos y debido a la humedad se ha despegado el papel, también tenemos un remedio: pinta las juntas con barniz incoloro, lograrás que actúe de pegamento invisible y quedará de nuevo perfecto.

  • CUIDADO Y LIMPIEZA DE TU COCINA


    CUIDADO Y LIMPIEZA DE TU COCINA

    En nuestra cocina la suciedad es más habitual que en resto de las habitaciones, se acumula grasa de la preparación de alimentos, hay más humedad, siempre hay accidentes con salsas, refrescos, etc y además hay mucha gente, lo que significa siempre mayor desorden.

    Por eso es necesario que tengamos un cuidado especial con los muebles de nuestra cocina que los limpiemos a conciencia, o más que limpiar, sobre todo que los cuidemos.

    El cuidado de estos muebles depende mucho del tipo de materia del que hablemos, no es igual el cuidado de unos armarios de madera maciza que de otros en laminado, por eso hoy voy a hablaros de cómo cuidar los diferentes tipos de muebles para obtener el mejor resultado y nuestros muebles de la cocina estén siempre perfectos.

    Si se trata de muebles de madera maciza debemos limpiarlos con un paño húmedo con agua tibia, y no utilizar detergentes, productos fuertes, o solventes.

    Después de limpiar con el paño hay que secar para que la madera no se deteriore, con una gamuza limpia, siempre frotando en e sentido de las vetas de la madera.

    Si hablamos de muebles laceados, es conveniente limpiar con un paño de microfibra con agua tibia y jabón neutro, y secarlos por supuesto, con paños muy suaves.

    Si se trata del tercer tipo de materiales más utilizados, los laminados lo mejor es también usar una bayeta de celulosa humedecida en agua tibia y jabón neutro y secarlo con una gamuza limpia de arriba a abajo o de izquierda a derecha, sólo en una dirección.

    Estos son los tres casos principales que se pueden dar en nuestra cocina, pero si no se trata de tu caso lo que debes tener siempre en cuenta es que NO debes usar:
    *productos con silicona o agentes abrasivos
    *productos con amoniacos, lejías, disolventes, alcoholes o gasolina
    que puedan producir accidentes
    *estropajos de acero inoxidable que dañen la superficie

    www.genezimuebles.com.mx

  • COMO LIMPIAR TU BAÑO


    La limpieza de un cuarto de baño

    Es una de las tareas más temidas del hogar. Fregar bañeras, inodoros y azulejos no es exactamente un pasatiempo divertido y emocionante, no obstante es una tarea que debe realizarse. La limpieza del cuarto de baño no resultará un trabajo tan desagradable si lo hace bien. Siga estos pasos para limpiar un cuarto de baño:

    1. Comience por reunir todos los materiales necesarios, tales como productos de limpieza, incluyendo limpiadores de piso, limpiador de inodoros (el tipo desechable trabaja mejor y es mucho más higiénico) y limpiador de vidrios, guantes, cepillo de baño, toallitas desinfectantes, esponjas y estropajos.

    2. Saque todos los artículos fuera del baño. Esto significa dejar la ducha, bañera, inodoro, lavabo, y otros elementos libre de una variedad de accesorios y, también saque las alfombras, toallas, cortinas de baño, cepillos de dientes, artículos de tocador, cosméticos, medicamentos, etc.

    3. Ponga todas las toallas sucias, alfombras y cortinas en la lavadora y aparte otros artículos similares limpios para colocarlos en su lugar designado después que el proceso de limpieza haya terminado.

    4. Comience con la bañera o la ducha. Elija entre cualquiera de los productos de limpieza bañera disponibles en el mercado y utilice según las instrucciones. Use un limpiador aerosol fuerte y deje reposar durante un tiempo si la tina está muy sucia. Recuerde eliminar el vello en el desagüe y considerar el uso de un limpiador de drenaje si su tuberías están tapadas. Use un cepillo de cerdas duras o un depurador para limpiar. Enjuague el área y deje secar. Limpie los azulejos en la pared de la bañera o ducha con un limpiador especializado de calidad.

    5. Limpie la encimera y los espejos con un limpiador de cristales y limpie con un trapo. Use toallitas desinfectantes para limpiar la superficie de los mostradores y el lavamanos. No se olvide de los grifos, recuerde frotar con un trapo para que brillen.

    6. Vierta un buen limpiador higiénico de calidad, preferiblemente con cloro en el inodoro, y deje reposar por unos minutos. Mientras tanto, use un rociador antibacterial y limpie con un trapo alrededor del inodoro, bote el trapo cuando termine. Luego, limpie la tapa del asiento, debajo del asiento y en los bordes de la taza del baño y bote los trapos. Use un limpiador de inodoro desechable para limpiador dentro, y tire a la basura al finalizar.

    7. Limpie las paredes y armarios con toallitas desinfectantes o con un paño limpio empapado en limpiador desinfectante. Seque la zona para evitar marcas de agua.

    8. Debe barrer el piso con una escoba y recoger la basura en el suelo y trapear el suelo con desinfectante.

    9. Vuelva a colocar las alfombras, toallas y la cortina de ducha y todo lo demás una vez que el baño esté seco. Asegúrese de que estén limpios.

    10. Use un aerosol desinfectante alrededor de su cuarto de baño para matar el último de los gérmenes restantes.

    Consejos

    Use bicarbonato de sodio en todo la bañera y frote con un poco de agua para librarse del polvo y la suciedad de la bañera. El bicarbonato de sodio puede ser mezclado con agua y ser utilizado como un limpiador para todo uso. También puede utilizar vinagre para limpiar y desinfectar su baño.
    Si desea evitar la acumulación de residuos de jabón y las manchas de agua en las paredes de azulejos de la ducha o el baño, cubra las paredes de azulejos con cera para muebles.
    Guarde sus suministros de baño fuera del alcance de los niños y las mascotas.
    Use guantes de goma antes de usar cualquier producto de limpieza y mantenga el área bien ventilada para evitar respirar los gases emitidos por los productos de limpieza.

    fuente:y cómo,respuestas rápidas

    www.genezimuebles.com.mx

  • Mantenimiento y Limpieza del Reproductor de DVD

    Mantenimiento y Limpieza del Reproductor de DVD

    La mayor parte del exterior del reproductor pueden limpiarse con productos para el hogar sencillas como las siguientes: Alcohol o agua destilada, un bastoncillo de algodón o una franela libre de pelusa.

    Limpieza del exterior de su reproductor de DVD

    Al limpiar el exterior de su reproductor de DVD, asegúrese de que usted no utilice disolventes fuertes o limpiadores. Los Reproductores de DVD están hechos de plástico o materiales metálicos y/o especiales, por lo tanto hay que tener mucho cuidado al momento de realizar la limpieza del mismo con detergentes o limpiadores no apropiados.

    Antes de empezar la limpieza de su reproductor de DVD, desconéctelo. Aplique una pequeña cantidad de alcohol o agua destilada sobre un paño libre de pelusa o un bastoncillo de algodón y frote suavemente el exterior. El alcohol es la mejor para este fin porque, por regla general se evapora fácilmente, que es una buena cosa cuando se trabaja con equipos electrónicos. Frote suavemente la cubierta exterior del reproductor de DVD y asegúrese de usar un bastoncillo de algodón para las partes de difícil acceso. Una vez que el dispositivo está seco, se puede conectar de nuevo para su uso.

    Limpieza del interior de su reproductor de DVD

    Muchas veces no es el exterior del reproductor de DVD lo que está sucio, Si el interior del reproductor de DVD está sucio, es probable que se note una disminución en el rendimiento del artefacto. Algunos de los siguientes problemas pueden ocurrir:

    El DVD no se carga correctamente. (Lente Sucio)
    El DVD se salta al reproducir. (Lente sucio o CD dañado).
    Usted puede notar un deterioro de audio o la señal de vídeo. (Suciedad en los Circuitos).

    Usted también puede notar ruidos extraños procedentes de su reproductor de DVD. (Algún dispositivo suelto)

    En estos casos es preferible llevar el artefacto al Servicio Técnico Autorizado para su mantenimiento y/o reparación por personal capacitado.

  • LIMPIEZA DEL REFRIGERADOR

    LIMPIEZA DEL REFRIGERADOR

    Limpie el compartimiento del refrigerador regularmente aunque no sea necesario que lo deshiele. Apáguelo y desconéctelo. Saque todos los alimentos y partes removibles. Limpie con una solución de 1-2 cucharadas de bicarbonato de soda en un cuarto de galón de agua tibia.
    Enjuague y seque. Lave las parrillas de vidrio desmontables y las charolas o anaqueles de plástico en una solución de agua tibia y detergente; enjuague y seque. No lave el vidrio o plástico en agua caliente ya que se puede agrietar, especialmente si están fríos. Limpie la guarnición o junta de la puerta con agua con detergente.
    Enjuague y seque. De vez en cuando, limpie el compartimiento del congelador de acuerdo a las instrucciones que vinieron con su refrigerador.
    Limpie el exterior del refrigerador con una solución de agua con detergente. Enjuague y seque. De vez en cuando puede aplicarle una cera cremosa para electrodomésticos para proteger el acabado del exterior y facilitar la limpieza de manchas.
    Para evitar olores o manchas dentro del refrigerador, limpie rápidamente cualquier derrame. Varios de los plásticos que se usan para el interior del refrigerador se manchan fácilmente con fresas, moras y otras frutas similares, alimentos con colores artificiales y frutas y absorben y retienen los olores. Envuelva o tape herméticamente los alimentos que guarde en el refrigerador y retire los alimentos viejos antes de que se echen a perder.
    Estos plásticos se pueden ablandar a altas temperaturas así que nunca les eche agua caliente o hirviendo. Varios productos químicos de uso para el hogar también los pueden dañar; por lo tanto, nunca los limpie con ceras limpiadoras, productos de limpieza en atomizador o cloro o blanqueador concentrado. Siga las indicaciones del fabricante para limpiar las distintas charolas, parrillas, anaqueles de plástico, etc. Si no tiene el manual del fabricante, evítese problemas usando un detergente suave (jabón para lavar los platos) y agua tibia o una solución de bicarbonato de soda y agua para limpiarlo. NUNCA use productos abrasivos como limpiadores en polvo o esponjillas de fibra metálica puesto que estos plásticos se rayan fácilmente.
    De vez en cuando, aspire (o cepille) el polvo del condensador el cual generalmente está ubicado debajo de la rejilla en la parte inferior delantera (vea le manual para su ubicación e instrucciones).
    A la vez también, lave la charola de plástico que recoge el agua del deshielo automático y vuelva a colocarla en el mismo lugar.
    Recuerde que los olores desagradables surgen a raíz del almacenamiento inadecuado de alimentos o a causa de alimentos que se han echado a perder.

  • cuidados del REFRIGERADOR

    Coloque el refrigerador lejos de fuentes de calor como una estufa, radiador, calentador o una ventana por donde entre mucho sol. Nunca haga funcionar un refrigerador libre de escarcha con compartimientos de congelación en un lugar sin calefacción donde la temperatura ambiente sea menor de 60 grados, a menos que el refrigerador haya sido diseñado para aguantar estas condiciones. Cuando la temperatura baja a menos de 60 grados, el compresor funciona menos y mantiene la temperatura en el compartimiento del refrigerador lo suficientemente frías para los alimentos frescos. Sin embargo, la temperatura no es lo suficientemente fría para que el congelador mantenga la calidad de los alimentos congelados.

    Cuando la temperatura del aire es menor de 40 grados, el compresor deja de funcionar, la temperatura en el congelador aumenta y los alimentos congelados se descongelan y se echan a perder. Así también, a una temperatura de menos de 32 grados, el agua que se descongela durante el deshielo automático puede volverse a congelar y obstruir el paso del aire.

    Para la viviendas que sólo se usan durante ciertas temporadas del año, y donde la calefacción se deja a muy baja temperatura, o si se está ausente de la vivienda durante los largos meses de invierno y apaga la calefacción, saque todos los alimentos del refrigerador, desconéctelo de la electricidad, límpielo muy bien, séquelo y deje la puerta abierta para que circule el aire.

    Asegúrese que durante su ausencia ningún niño pueda meterse dentro del refrigerador ¡y quedar atrapado! Si no puede usar todos los alimentos, regálelos o tírelos. Cuando los alimentos se echan a perder en el refrigerador pueden generar olores desagradables que podrían obligarlo a tener que deshacerse del refrigerador. Para vacaciones cortas, deje el refrigerador funcionando pero acabe con todos los alimentos o deshágase de ellos puesto que pueden echarse a perder; si el congelador hace hielo automáticamente, desconecte el mecanismo de hacer hielo y el tubo del agua según las indicaciones del manual del fabricante.

    Si tiene un despachador de agua helada, y la temperatura ambiente puede ser más baja del nivel de congelación durante su ausencia, cierre la llave del agua y extraiga el agua del tanque de agua, de acuerdo a las instrucciones en el manual del fabricante.

    Evite sobrecargar de alimentos su refrigerador pues ello impide que circule libremente el aire frío para mantener fríos los alimentos. Cubra o envuelva todos los alimentos que guarde en el refrigerador o congelador, especialmente si el modelo es libre de escarcha, para evitar que los
    alimentos se deshidraten o se presenten olores desagradables.

    En los modelos que requieren de deshielo manual, no use un descongelador eléctrico u otros aparatos calientes que puedan tocar superficies o partes de plástico y las puedan derretir. Siempre desconecte el refrigerador antes de efectuar el deshielo. Nunca use objetos puntiagudos que puedan dañar el embobinado de evaporación.

  • LIMPIEZA Y CUIDADO DE LA ESTUFA

    Cuidado de la estufa

    La superficie superior de las estufas convencionales
    está hecha de esmalte de porcelana, un material
    muy duradero que permite colocar ollas calientes
    encima. Cuando la superficie de cocinar esté
    caliente, no debe colocar objetos o líquidos fríos
    encima. El choque termal puede ocasionar que
    el esmalte se cuartee aunque hay acabados más
    nuevos, que son menos gruesos, que no tienden
    a cuartearse. Si derrama algo encima de la estufa,
    limpie de inmediato, teniendo cuidado de no
    quemarse con los quemadores calientes.
    Los lados y el frente de la estufa pueden ser de
    esmalte, pero hoy día, lo más probable es que sean
    de esmalte sintético. Este acabado se raya más
    fácilmente y los productos químicos caseros lo
    pueden dañar. Los alimentos ácidos como la leche,
    tomates y vinagre pueden dañar la superficie.
    .
    .
    .
    .
    .
    .

    Limpieza de la estufa
    .
    .
    Limpie las superficies exteriores cuando estén
    frías con detergente y agua tibia. Puede usar una
    pasta de agua y bicarbonato de soda en manchas
    que no quieran caer. Enjuague y seque. Se puede
    usar los mismos limpiadores en bordes de cromo
    o en partes de acero inoxidable. Nunca use polvo
    limpiador o esponjillas metálicas abrasivas. Use
    una esponjilla de fibra de plástico o nylon para las
    manchas difíciles de quitar.
    Puede usar una cera en crema para
    electrodomésticos en las superficies pintadas para
    protegerlos y facilitar su limpieza, pero no es
    necesario aplicar cera en las superficies de esmalte
    de porcelana. Revise el manual de uso para saber
    si puede usar estos limpiadores.
    .
    .
    .
    .
    .
    .

    .
    .
    .
    .
    .
    .
    Cuidado del horno tradicional
    .
    .
    .
    No guarde artículos de plástico u otros utensilios
    en el horno puesto que se pueden derretir si
    prende el horno sin acordarse de que están dentro.
    Use una charola o bandeja lo suficientemente
    grande para evitar que los alimentos se derramen.
    Limpie los derrames rápidamente para evitar que
    se horneen en el horno. No coloque papel de
    aluminio en la parte de abajo del horno o en las
    parrillas, a menos que el manual de instrucciones
    lo recomiende. Luego, siga las instrucciones
    respecto al tamaño y colocación del papel de
    aluminio. Usar este tipo de papel en el horno,
    especialmente en las parrillas o rejillas, puede
    demorar el tiempo de cocción y no permitir que
    los alimentos se doren. No forre el interior de
    la charola de la parrilla con papel de aluminio
    puesto que concentra el calor y puede dañarla.
    .
    .
    .
    .
    Limpieza del horno tradicional

    .
    .
    .
    .
    Llene un tazón de vidrio con 1⁄2 taza de amoniaco
    sin diluir. Colóquelo en el horno y cierre la
    puerta. Déjelo allí durante la noche y al día
    siguiente limpie con toallas desechables o papel
    periódico. Si es necesario, restriegue las superficies
    con un limpiador abrasivo adecuado, tal como
    una esponjilla de fibra metálica enjabonada o sin
    jabón, asegurándose de limpiar bien los residuos
    de jabón con toallas desechables. Luego limpie
    con agua tibia jabonosa y enjuague. Repita el
    proceso si es necesario.
    .
    .
    .
    Los limpiadores de horno a la venta son útiles si
    el horno está muy sucio, pero debe usarlos con
    precaución. Estos limpiadores pueden dañar
    superficies fuera y alrededor del horno. Asegúrese
    de protegerlas con varios periódicos o con otros
    materiales y protéjase las manos con guantes
    protectores. No rocíe los limpiadores para el
    horno cuando el horno esté caliente (más de
    200 grados). El calor hace que el limpiador sea
    aun más cáustico y puede corroer las superficies.
    Nunca lo rocíe en la luz del horno, componentes
    eléctricos o el piloto en los hornos más antiguos.
    Apague el piloto cuando vaya a usar limpiadores
    de horno en aerosol.
    .
    .
    .
    Las partes que se pueden quitar, como las parrillas
    y la bandeja de la parrilla, se pueden limpiar más
    fácilmente si se dejan remojar en el fregadero o en
    un platón con agua jabonosa, al cual le ha añadido
    un poquito de amoniaco. Remojarlos es lo mejor
    para proteger las superficies y más fácil que tener
    que restregarlos. Nunca remoje aluminio en
    amoniaco o en otros álcalis.
    .
    .
    .
    De ser necesario, puede restregar las parrillas del
    horno o el esmalte de porcelana con una esponjilla
    de fibra metálica o un estropajo para quitar la
    grasa que se ha horneado o los alimentos pegados
    que no cayeron con la limpieza regular. Puede
    usar de vez en cuando estas esponjillas de fibra
    metálica o polvo limpiador en alimentos difíciles
    de limpiar en el horno, pero no los use muy a
    menudo ni restriegue muy duro porque puede
    rallar las superficies lisas, dificultando su limpieza
    de ahí en adelante. No restriegue los metales con
    acabado de espejo, vidrio o esmalte.
    .
    .
    .
    .
    .

  • PARA TENER UN BUEN DESCANSO AL DORMIR

    Tener un buen descanso por la noche es uno de los factores que contribuyen a lograr una vida saludable, y dado que los problemas de sueño se incrementan cada día, te damos algunos trucos que pueden ayudar para alcanzar un buen descanso nocturno y con éste, una mejor salud general.
    Dado que la alimentación, el estado emocional y las actividades que realizamos en el día pueden repercutir en la conciliación del sueño, los siguientes trucos para alcanzar un buen descanso nocturno contemplan:
    • No consumir cafeína desde unas 6 horas antes de acostarse: dado que la cafeína es un estimulante del sistema nervioso central, su consumo puede dificultar la conciliación del sueño como así también, puede interrumpir el descanso. Por eso, sustituye el café por otra infusión relajante y utiliza productos sin cafeína o descafeinados horas antes de acostarte.
    • No hacer ejercicio aeróbico desde 2 horas antes de acostarse: el ejercicio aeróbico eleva la frecuencia cardíaca y genera una fuerte estimulación en nosotros, por lo que en algunas personas puede significar dificultad para dormir si se ejercitan justo antes de ir a la cama. Puedes dejar para última hora del día actividades no aeróbicas que por el contrario relajan, como los ejercicios de estiramiento o el yoga.
    • Tome un vaso de leche antes de acostarse: los lácteos poseen triptófano, un aminoácido que favorece la liberación de serotonina, hormona que nos relaja y contribuye a dormir mejor, por eso, beber un vaso de leche antes de acostarnos puede permitirnos dormir con mayor facilidad.
    • Apague su móvil y el ordenador una hora antes de acostarse: esto permitirá que al momento de dormir la cabeza no esté todavía en el trabajo, sino que pueda alejarse (aunque sea parcialmente) de su agenda agitada y los problemas inmersos en ella. Además, eliminamos una potencial interrupción al momento de conciliar el sueño.
    • Tome una ducha caliente: no sólo puede ser un factor relajante, sino que la temperatura del baño repercutirá después en la temperatura corporal, reduciéndola, lo cual provoca sueño.
    • Realizar una tarea relajante justo antes de dormir: leer un libro, escuchar música, meditar o realizar ejercicios de relajación muscular puede ser una buena manera de propiciar el descanso posterior.
    • Propicie la oscuridad para dormir: al momento de acostarse procure tener la mayor oscuridad posible en su habitación, pues la oscuridad induce la liberación de melatonina, hormona que favorece el sueño.
    • Si no puede dormir no se quede en la cama: si en el plazo de 30 minutos posterior a acostarse no puede conciliar el sueño, no se quede en su cama, sino levántese y tome un vaso de leche o realice nuevamente alguna actividad relajante y cuando sienta sueño, acuéstese nuevamente.

    Muchas actividades, comidas, bebidas u otros factores, impiden que podamos dormir adecuadamente, por eso, estos trucos pueden causar el efecto contrario y ser de ayuda para lograr un buen descanso nocturno que repercutirá favorablemente en la salud, al permitirnos estar más concentrados, más animados y menos estresados durante el día.
    Hay tres condiciones que un equipo de descanso debe cumplir para garantizar la salud del durmiente: firmeza, suave acogida y buena higiene. Del primer factor depende la posición correcta de la espalda, concretamente de la columna vertebral.
    Un buen colchón no debe ser ni duro ni blando, sino lo suficientemente firme y adaptable, empezando desde el mismo bloque o núcleo. Como complemento de una firmeza adaptable, los acolchados y amortiguadores deben proporcionar una acogida agradable, de manera que el contacto del durmiente con el colchón asegure la ausencia de presiones excesivas, que podrían causar incomodidad y exceso de rotación nocturna, impidiendo un descanso eficaz. Por último, todos los materiales que intervienen en la fabricación del colchón deben garantizar una transpiración correcta. La ventilación interna del equipo facilita el mantenimiento de unas condiciones correctas a lo largo del tiempo.
    Para hacer la mejor compra. Los profesionales del descanso recomiendan no adquirir el primer colchón que se encuentre, ya que hay que tener en cuenta que de él depende el descanso y, en consecuencia, la salud de los próximos años. Por ello, antes de acudir a un establecimiento especializado, se aconseja identificar el colchón que se tiene para poder guiar mejor al especialista y usarlo como referencia para buscar una mejora. Es importante, por tanto, dirigirse a un punto de venta que ofrezca garantías y dejarse asesorar por los profesionales. A estos hay que indicarles cuáles son las necesidades a la hora de dormir, cuántas personas descansarán en la misma superficie, si hay diferencia de peso y estatura entre ambos, si es para una primera vivienda o una segunda, si la persona que va a dormir es muy calurosa, alérgica, si es friolenta, etc.
    Se recomienda probar los colchones en la postura en la que se suele dormir y, si es en pareja, debería probarse a la vez. Además, hay que averiguar la garantía que ofrecen, evitar comprar productos con condiciones confusas. Se recomienda que el largo del colchón sea, como mínimo, 15 o 20 centímetros más de lo que mide la persona. En cuanto al ancho, la recomendación para colchones individuales es de 90 y 150 centímetros para colchones en los que vayan a dormir dos personas.
    Respecto al peso, para una persona de hasta 90 kilos aproximadamente, cualquier tecnología de colchón puede ser buena y aceptable. A partir de ese peso, la recomendación de los profesionales es utilizar un colchón que tenga un buen soporte para la espalda y un buen acolchado.

    Comprar Colchón – Los 4 Mejores Materiales
    Como en muchos productos, en lo que a colchones se refiere, también existe variedad de materiales de acuerdo a los gustos, preferencias y también, por qué no, al bolsillo de cada uno.

    Elegir el mejor material a la hora de comprar colchón es muy importante
    Antes de decidirte por comprar un colchón, vamos a comenzar detallando los 4 mejores materiales para colchones, algunos son mejores por su confort, durabilidad y calidad, y otros son mejores por su precio.
    Uno de los colchones más tradicionales y mejor vendidos a lo largo de los tiempos son los colchones de resortes. De acuerdo al refuerzo que presenten los muelles tienen mayor o menor grado de firmeza. Como contrapartida, estos colchones a medida que va pasando el tiempo tienden a ceder y hundirse en el centro, justamente porque son los muelles los que van cediendo y esto constituye un defecto a tener en consideración.
    Como características distintivas y positivas podemos mencionar que este tipo de colchones son ideales para obtener un buen descanso por 3 motivos: Tienen buena amortiguación, permiten la transpiración de los materiales con lo cual no juntan humedad y su excelente elasticidad
    Si están pensando comprar un colchón, uno de resortes sería una muy buena elección a tener en cuenta.
    En segundo lugar, encontramos los colchones de látex. Constituyen una novedad por su tecnología en materia de confort y relax. Son perfectamente ergonómicos, lo cual aseguran y garantizan el buen descanso en cualquier postura y en todo rincón del colchón. Por otra parte son una excelente elección para quienes tengan algún tipo de alergia ya que sus materiales no son perjudiciales para el medio ambiente y los ácaros no pueden anidar en el tipo de tejido que se utiliza en este producto. Al dormir, los movimientos que realiza el individuo son armoniosamente acompañados por el colchón, no pierden elasticidad ni firmeza y constituyen uno de los ejemplares más cercanos al ideal que pueden encontrar. Como toda parte buena tiene una contracara, lo cierto es que este tipo de colchones no son precisamente baratos pero vamos, si pueden afrontar el gasto, no se arrepentirán de hacer la inversión.
    Continuando con los tipos de los materiales encontramos en semejanza con los de látex, los colchones fabricados en viscoelástica. Este material es parecido al anterior pero presenta algo más de dureza otorgando una placentera sensación de ingravidez. Diríamos que pueden ser una buena opción para aquellos que busquen en término medio entre los de fuelle (resortes) y los de látex.
    Por último pero no menos importante, vamos a describir los colchones de espuma porque como ya hemos dicho, no podemos dejar de mencionar materiales para todas las economías, estilos y gustos. La espuma constituye un material relativamente barato, ciertamente no podríamos decir que fueran muy recomendables porque tienden a hundirse, no permiten filtrar la humedad, es decir no transpiran y son básicamente calurosos. Pero algo positivo para los tiempos que corren es que se adaptan a todos los ingresos, y ciertamente no por baratos dejan de ser cómodos y una alternativa válida para el descanso diario. Para concluir debemos comentar que la vida útil es mucho más corta que los anteriores descritos, lo cual nos permite afirmar que a la larga lo barato, sale caro.

Items 41 to 50 of 75 total

Page:
  1. 1
  2. ...
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  6. 6
  7. 7
  8. 8