Su carrito de compra - MXN. 0.00

You have no items in your shopping cart.

Monthly Archives: September 2013


  • Mantenimiento y Limpieza del Reproductor de DVD

    Mantenimiento y Limpieza del Reproductor de DVD

    La mayor parte del exterior del reproductor pueden limpiarse con productos para el hogar sencillas como las siguientes: Alcohol o agua destilada, un bastoncillo de algodón o una franela libre de pelusa.

    Limpieza del exterior de su reproductor de DVD

    Al limpiar el exterior de su reproductor de DVD, asegúrese de que usted no utilice disolventes fuertes o limpiadores. Los Reproductores de DVD están hechos de plástico o materiales metálicos y/o especiales, por lo tanto hay que tener mucho cuidado al momento de realizar la limpieza del mismo con detergentes o limpiadores no apropiados.

    Antes de empezar la limpieza de su reproductor de DVD, desconéctelo. Aplique una pequeña cantidad de alcohol o agua destilada sobre un paño libre de pelusa o un bastoncillo de algodón y frote suavemente el exterior. El alcohol es la mejor para este fin porque, por regla general se evapora fácilmente, que es una buena cosa cuando se trabaja con equipos electrónicos. Frote suavemente la cubierta exterior del reproductor de DVD y asegúrese de usar un bastoncillo de algodón para las partes de difícil acceso. Una vez que el dispositivo está seco, se puede conectar de nuevo para su uso.

    Limpieza del interior de su reproductor de DVD

    Muchas veces no es el exterior del reproductor de DVD lo que está sucio, Si el interior del reproductor de DVD está sucio, es probable que se note una disminución en el rendimiento del artefacto. Algunos de los siguientes problemas pueden ocurrir:

    El DVD no se carga correctamente. (Lente Sucio)
    El DVD se salta al reproducir. (Lente sucio o CD dañado).
    Usted puede notar un deterioro de audio o la señal de vídeo. (Suciedad en los Circuitos).

    Usted también puede notar ruidos extraños procedentes de su reproductor de DVD. (Algún dispositivo suelto)

    En estos casos es preferible llevar el artefacto al Servicio Técnico Autorizado para su mantenimiento y/o reparación por personal capacitado.

  • LIMPIEZA DEL REFRIGERADOR

    LIMPIEZA DEL REFRIGERADOR

    Limpie el compartimiento del refrigerador regularmente aunque no sea necesario que lo deshiele. Apáguelo y desconéctelo. Saque todos los alimentos y partes removibles. Limpie con una solución de 1-2 cucharadas de bicarbonato de soda en un cuarto de galón de agua tibia.
    Enjuague y seque. Lave las parrillas de vidrio desmontables y las charolas o anaqueles de plástico en una solución de agua tibia y detergente; enjuague y seque. No lave el vidrio o plástico en agua caliente ya que se puede agrietar, especialmente si están fríos. Limpie la guarnición o junta de la puerta con agua con detergente.
    Enjuague y seque. De vez en cuando, limpie el compartimiento del congelador de acuerdo a las instrucciones que vinieron con su refrigerador.
    Limpie el exterior del refrigerador con una solución de agua con detergente. Enjuague y seque. De vez en cuando puede aplicarle una cera cremosa para electrodomésticos para proteger el acabado del exterior y facilitar la limpieza de manchas.
    Para evitar olores o manchas dentro del refrigerador, limpie rápidamente cualquier derrame. Varios de los plásticos que se usan para el interior del refrigerador se manchan fácilmente con fresas, moras y otras frutas similares, alimentos con colores artificiales y frutas y absorben y retienen los olores. Envuelva o tape herméticamente los alimentos que guarde en el refrigerador y retire los alimentos viejos antes de que se echen a perder.
    Estos plásticos se pueden ablandar a altas temperaturas así que nunca les eche agua caliente o hirviendo. Varios productos químicos de uso para el hogar también los pueden dañar; por lo tanto, nunca los limpie con ceras limpiadoras, productos de limpieza en atomizador o cloro o blanqueador concentrado. Siga las indicaciones del fabricante para limpiar las distintas charolas, parrillas, anaqueles de plástico, etc. Si no tiene el manual del fabricante, evítese problemas usando un detergente suave (jabón para lavar los platos) y agua tibia o una solución de bicarbonato de soda y agua para limpiarlo. NUNCA use productos abrasivos como limpiadores en polvo o esponjillas de fibra metálica puesto que estos plásticos se rayan fácilmente.
    De vez en cuando, aspire (o cepille) el polvo del condensador el cual generalmente está ubicado debajo de la rejilla en la parte inferior delantera (vea le manual para su ubicación e instrucciones).
    A la vez también, lave la charola de plástico que recoge el agua del deshielo automático y vuelva a colocarla en el mismo lugar.
    Recuerde que los olores desagradables surgen a raíz del almacenamiento inadecuado de alimentos o a causa de alimentos que se han echado a perder.

  • cuidados del REFRIGERADOR

    Coloque el refrigerador lejos de fuentes de calor como una estufa, radiador, calentador o una ventana por donde entre mucho sol. Nunca haga funcionar un refrigerador libre de escarcha con compartimientos de congelación en un lugar sin calefacción donde la temperatura ambiente sea menor de 60 grados, a menos que el refrigerador haya sido diseñado para aguantar estas condiciones. Cuando la temperatura baja a menos de 60 grados, el compresor funciona menos y mantiene la temperatura en el compartimiento del refrigerador lo suficientemente frías para los alimentos frescos. Sin embargo, la temperatura no es lo suficientemente fría para que el congelador mantenga la calidad de los alimentos congelados.

    Cuando la temperatura del aire es menor de 40 grados, el compresor deja de funcionar, la temperatura en el congelador aumenta y los alimentos congelados se descongelan y se echan a perder. Así también, a una temperatura de menos de 32 grados, el agua que se descongela durante el deshielo automático puede volverse a congelar y obstruir el paso del aire.

    Para la viviendas que sólo se usan durante ciertas temporadas del año, y donde la calefacción se deja a muy baja temperatura, o si se está ausente de la vivienda durante los largos meses de invierno y apaga la calefacción, saque todos los alimentos del refrigerador, desconéctelo de la electricidad, límpielo muy bien, séquelo y deje la puerta abierta para que circule el aire.

    Asegúrese que durante su ausencia ningún niño pueda meterse dentro del refrigerador ¡y quedar atrapado! Si no puede usar todos los alimentos, regálelos o tírelos. Cuando los alimentos se echan a perder en el refrigerador pueden generar olores desagradables que podrían obligarlo a tener que deshacerse del refrigerador. Para vacaciones cortas, deje el refrigerador funcionando pero acabe con todos los alimentos o deshágase de ellos puesto que pueden echarse a perder; si el congelador hace hielo automáticamente, desconecte el mecanismo de hacer hielo y el tubo del agua según las indicaciones del manual del fabricante.

    Si tiene un despachador de agua helada, y la temperatura ambiente puede ser más baja del nivel de congelación durante su ausencia, cierre la llave del agua y extraiga el agua del tanque de agua, de acuerdo a las instrucciones en el manual del fabricante.

    Evite sobrecargar de alimentos su refrigerador pues ello impide que circule libremente el aire frío para mantener fríos los alimentos. Cubra o envuelva todos los alimentos que guarde en el refrigerador o congelador, especialmente si el modelo es libre de escarcha, para evitar que los
    alimentos se deshidraten o se presenten olores desagradables.

    En los modelos que requieren de deshielo manual, no use un descongelador eléctrico u otros aparatos calientes que puedan tocar superficies o partes de plástico y las puedan derretir. Siempre desconecte el refrigerador antes de efectuar el deshielo. Nunca use objetos puntiagudos que puedan dañar el embobinado de evaporación.

  • LIMPIEZA DEL REFRIGERADOR

    LIMPIEZA DEL REFRIGERADOR

     

    Limpie el compartimiento del refrigerador regularmente aunque no sea necesario que lo deshiele. Apáguelo y desconéctelo. Saque todos los alimentos y partes removibles. Limpie con una solución de 1-2 cucharadas de bicarbonato de soda en un cuarto de galón de agua tibia.

    Enjuague y seque. Lave las parrillas de vidrio desmontables y las charolas o anaqueles de plástico en una solución de agua tibia y detergente; enjuague y seque. No lave el vidrio o plástico en agua caliente ya que se puede agrietar, especialmente si están fríos. Limpie la guarnición o junta de la puerta con agua con detergente.

     

    Enjuague y seque. De vez en cuando, limpie el compartimiento del congelador de acuerdo a las instrucciones que vinieron con su refrigerador.

    Limpie el exterior del refrigerador con una solución de agua con detergente. Enjuague y seque. De vez en cuando puede aplicarle una cera cremosa para electrodomésticos para proteger el acabado del exterior y facilitar la limpieza de manchas.

     

     

     

     

    Para evitar olores o manchas dentro del refrigerador, limpie rápidamente cualquier derrame. Varios de los plásticos que se usan para el interior del refrigerador se manchan fácilmente con fresas, moras y otras frutas similares, alimentos con colores artificiales y frutas y absorben y retienen los olores. Envuelva o tape herméticamente los alimentos que guarde en el refrigerador y retire los alimentos viejos antes de que se echen a perder.

     

    Estos plásticos se pueden ablandar a altas temperaturas así que nunca les eche agua caliente o hirviendo. Varios productos químicos de uso para el hogar también los pueden dañar; por lo tanto, nunca los limpie con ceras limpiadoras, productos de limpieza en atomizador o cloro o blanqueador concentrado. Siga las indicaciones del fabricante para limpiar las distintas charolas, parrillas, anaqueles de plástico, etc. Si no tiene el manual del fabricante, evítese problemas usando un detergente suave (jabón para lavar los platos) y agua tibia o una solución de bicarbonato de soda y agua para limpiarlo. NUNCA use productos abrasivos como limpiadores en polvo o esponjillas de fibra metálica puesto que estos plásticos se rayan fácilmente.

    De vez en cuando, aspire (o cepille) el polvo del condensador el cual generalmente está ubicado debajo de la rejilla en la parte inferior delantera (vea le manual para su ubicación e instrucciones).

    A la vez también, lave la charola de plástico que recoge el agua del deshielo automático y vuelva a colocarla en el mismo lugar.

    Recuerde que los olores desagradables surgen a raíz del almacenamiento inadecuado de alimentos o a causa de alimentos que se han echado a perder.

  • LIMPIEZA Y CUIDADO DE LA ESTUFA

    Cuidado de la estufa

    La superficie superior de las estufas convencionales
    está hecha de esmalte de porcelana, un material
    muy duradero que permite colocar ollas calientes
    encima. Cuando la superficie de cocinar esté
    caliente, no debe colocar objetos o líquidos fríos
    encima. El choque termal puede ocasionar que
    el esmalte se cuartee aunque hay acabados más
    nuevos, que son menos gruesos, que no tienden
    a cuartearse. Si derrama algo encima de la estufa,
    limpie de inmediato, teniendo cuidado de no
    quemarse con los quemadores calientes.
    Los lados y el frente de la estufa pueden ser de
    esmalte, pero hoy día, lo más probable es que sean
    de esmalte sintético. Este acabado se raya más
    fácilmente y los productos químicos caseros lo
    pueden dañar. Los alimentos ácidos como la leche,
    tomates y vinagre pueden dañar la superficie.
    .
    .
    .
    .
    .
    .

    Limpieza de la estufa
    .
    .
    Limpie las superficies exteriores cuando estén
    frías con detergente y agua tibia. Puede usar una
    pasta de agua y bicarbonato de soda en manchas
    que no quieran caer. Enjuague y seque. Se puede
    usar los mismos limpiadores en bordes de cromo
    o en partes de acero inoxidable. Nunca use polvo
    limpiador o esponjillas metálicas abrasivas. Use
    una esponjilla de fibra de plástico o nylon para las
    manchas difíciles de quitar.
    Puede usar una cera en crema para
    electrodomésticos en las superficies pintadas para
    protegerlos y facilitar su limpieza, pero no es
    necesario aplicar cera en las superficies de esmalte
    de porcelana. Revise el manual de uso para saber
    si puede usar estos limpiadores.
    .
    .
    .
    .
    .
    .

    .
    .
    .
    .
    .
    .
    Cuidado del horno tradicional
    .
    .
    .
    No guarde artículos de plástico u otros utensilios
    en el horno puesto que se pueden derretir si
    prende el horno sin acordarse de que están dentro.
    Use una charola o bandeja lo suficientemente
    grande para evitar que los alimentos se derramen.
    Limpie los derrames rápidamente para evitar que
    se horneen en el horno. No coloque papel de
    aluminio en la parte de abajo del horno o en las
    parrillas, a menos que el manual de instrucciones
    lo recomiende. Luego, siga las instrucciones
    respecto al tamaño y colocación del papel de
    aluminio. Usar este tipo de papel en el horno,
    especialmente en las parrillas o rejillas, puede
    demorar el tiempo de cocción y no permitir que
    los alimentos se doren. No forre el interior de
    la charola de la parrilla con papel de aluminio
    puesto que concentra el calor y puede dañarla.
    .
    .
    .
    .
    Limpieza del horno tradicional

    .
    .
    .
    .
    Llene un tazón de vidrio con 1⁄2 taza de amoniaco
    sin diluir. Colóquelo en el horno y cierre la
    puerta. Déjelo allí durante la noche y al día
    siguiente limpie con toallas desechables o papel
    periódico. Si es necesario, restriegue las superficies
    con un limpiador abrasivo adecuado, tal como
    una esponjilla de fibra metálica enjabonada o sin
    jabón, asegurándose de limpiar bien los residuos
    de jabón con toallas desechables. Luego limpie
    con agua tibia jabonosa y enjuague. Repita el
    proceso si es necesario.
    .
    .
    .
    Los limpiadores de horno a la venta son útiles si
    el horno está muy sucio, pero debe usarlos con
    precaución. Estos limpiadores pueden dañar
    superficies fuera y alrededor del horno. Asegúrese
    de protegerlas con varios periódicos o con otros
    materiales y protéjase las manos con guantes
    protectores. No rocíe los limpiadores para el
    horno cuando el horno esté caliente (más de
    200 grados). El calor hace que el limpiador sea
    aun más cáustico y puede corroer las superficies.
    Nunca lo rocíe en la luz del horno, componentes
    eléctricos o el piloto en los hornos más antiguos.
    Apague el piloto cuando vaya a usar limpiadores
    de horno en aerosol.
    .
    .
    .
    Las partes que se pueden quitar, como las parrillas
    y la bandeja de la parrilla, se pueden limpiar más
    fácilmente si se dejan remojar en el fregadero o en
    un platón con agua jabonosa, al cual le ha añadido
    un poquito de amoniaco. Remojarlos es lo mejor
    para proteger las superficies y más fácil que tener
    que restregarlos. Nunca remoje aluminio en
    amoniaco o en otros álcalis.
    .
    .
    .
    De ser necesario, puede restregar las parrillas del
    horno o el esmalte de porcelana con una esponjilla
    de fibra metálica o un estropajo para quitar la
    grasa que se ha horneado o los alimentos pegados
    que no cayeron con la limpieza regular. Puede
    usar de vez en cuando estas esponjillas de fibra
    metálica o polvo limpiador en alimentos difíciles
    de limpiar en el horno, pero no los use muy a
    menudo ni restriegue muy duro porque puede
    rallar las superficies lisas, dificultando su limpieza
    de ahí en adelante. No restriegue los metales con
    acabado de espejo, vidrio o esmalte.
    .
    .
    .
    .
    .

5 Item(s)